Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

BIENES FUNGIBLES

Artículo 763 Código Civil Federal

De conformidad con el artículo 763 del Código Civil Federal, los bienes muebles son Fungibles y No fungibles. Los Fungibles son los que pueden ser reemplazados por otros de la misma especie, calidad y cantidad.

Los bienes fungibles se definen como aquellos que tienen un mismo poder liberatorio, es decir, que sirven como instrumento de pago con un mismo valor y que, por lo tanto, pueden ser reemplazados en el cumplimiento de las obligaciones. La cosa fungible siempre es intercambiable y está catalogada con relación a otras de un mismo valor, en ese tenor, es susceptible de pesarse, medirse o contarse, pues entra dentro de un mismo género y cantidad.

Dicho en otras palabras, que un bien sea fungible, consiste en su posibilidad de ser substituido por otro de la misma naturaleza y característica idénticas. El ejemplo más sencillo es un 1 Kg de lenteja puede ser sustituido por otro 1 Kg del mismo producto.

Como ha quedado expuesto, a diferencia del bien No Fungible, el bien Fungible puede sustituirse por otro bien con similares o idénticas características, lo cual no sucede con el bien No Fungible, el cual por sus características únicas e irrepetibles el deudor sólo puede pagar entregando el mismo objeto. Un ejemplo sería una obra de arte.

ARTÍCULOS ESPECIALIZADOS

Tesis y Jurisprudencia

Número de registro 2004869        
Tesis: 1a. CCCXVII/2013 (10a.)
 
El artículo 2497 del Código Civil para el Distrito Federal define al comodato como el contrato por virtud del cual uno de los contratantes se obliga a conceder gratuitamente el uso de una cosa no fungible, y el otro contrae la obligación de restituirla individualmente. A su vez, el artículo 763 del citado código prevé que los bienes muebles son fungibles o no fungibles y, que pertenecen a la primera clase los que pueden reemplazarse por otros de la misma especie, calidad y cantidad, en tanto que los no fungibles son los que no pueden ser sustituidos por otros de la misma especie, calidad y cantidad. Al respecto, la circunstancia de que el artículo 763 en cita solamente se refiera a los muebles, no significa que los inmuebles no participen de esa clasificación, antes bien, en la descripción apuntada el legislador partió de la base de que los bienes inmuebles, por su propia naturaleza, son no fungibles, lo que hacía innecesaria la precisión respectiva. En esas circunstancias, cuando el artículo 2497 del Código Civil para el Distrito Federal se refiere a cosas no fungibles, debe entenderse que se trata en general de todos aquellos que, por no ser intercambiables ni tener el mismo poder liberatorio en el pago, se caracterizan individualmente, toda vez que lo esencial en el contrato mencionado es la restitución individual por el comodatario de la cosa cuyo uso le concede el comodante. Por tanto, si la citada disposición no distingue entre bienes muebles e inmuebles, el intérprete no puede hacerlo; de ahí que ambos tipos de bienes pueden constituir el objeto del contrato de comodato siempre que se trate de bienes no fungibles.
Número de registro 2017278
Tesis: I.8o.C.55 C (10a.)
 
Al establecer el artículo 70 de la Ley de Concursos Mercantiles, entre otras condiciones para la procedencia de la acción separatoria, que los bienes sean «identificables», y atento al significado que el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua Española concede a esta última palabra: «que puede ser identificado», y a la acepción del vocablo «identificar», que es: «Reconocer si una persona o cosa es la misma que se supone o se busca», en relación con el alcance que, entre otros, se atribuye a la expresión «reconocer», que es: «examinar con cuidado a una persona o cosa para enterarse de su identidad, naturaleza y circunstancias» y «distinguir de las demás personas a una, por sus rasgos propios (voz, fisonomía, movimientos, etc.)», y tomando en cuenta, sobre todo, la naturaleza de la acción separatoria, que busca extraer de la masa del quebrado los bienes que no son de su propiedad, lógicamente se deduce que los bienes identificables objeto de la acción de separación son aquellos que en sí mismos considerados, y por sus características y elementos, pueden distinguirse de los demás, desde el punto de vista rigurosamente físico; de lo que a su vez se infiere que los bienes a que dicho precepto se refiere son los que tienen el carácter de no fungibles, entendiéndose como tales aquellos que poseen una determinada individualidad y que, por consiguiente, no pueden ser representados por otros del mismo género, calidad y cantidad. Los bienes que pueden ser identificables o reconocidos dentro de la masa y que, en consecuencia, pueden ser materia de la acción separatoria, son, pues, los que tienen el carácter de no fungibles, sin que pueda considerarse a los fungibles, porque éstos no tienen la particularidad de que están investidos aquéllos, ya que, al poder ser exactamente representados por otros de la misma especie, calidad y cantidad, es incuestionable que no son susceptibles de ser identificados en relación con aquellos con los que se pretendiese hacer una comparación, al no saberse cuáles de ellos fueron los que precisamente recibió el comerciante, y quedar confundidos con los que en la masa de la quiebra son del mismo género.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE