Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

COAUTOR DEL DELITO

Artículo 13 fracción III Código Penal Federal

La primera Primera Sala ha determinado que es coautor quien realiza la actividad conjuntamente con otro u otros, descrita en la ley y su actividad es la “ejecución común consciente”, es decir, son los que de mutuo acuerdo realizan conjuntamente un hecho delictivo y distribuyen la realización del tipo de autoría.

Es coautor el que toma parte en la materialización del hecho, sea en su totalidad o en parte, haciendo así un aporte al hecho mismo, pues lleva a cabo algo necesario para que se concrete y, por tanto, es autor y ello indica que, cuando hay un reparto de tareas o distribución de actividades necesarias para la actualización del núcleo típico, cada uno de los que realiza una parte del todo, toma parte en su ejecución es considerado coautor. En concreto, en la comisión de la conducta delictiva, se contribuye junto con otros individuos; esto es, se tiene el dominio funcional del hecho y ello, precisamente, justifica el que el activo responda del delito en su integridad.

En términos del artículo 13 fracción III del Código Penal Federal, son autores o partícipes del delito:

      • Los que acuerden o preparen su realización.
      • Los que los realicen por sí.
      • Los que lo realicen conjuntamente.
      • Los que lo lleven a cabo sirviéndose de otro.
      • Los que determinen dolosamente a otro a cometerlo.
      • Los que dolosamente presten ayuda o auxilien a otro para su comisión.
      • Los que con posterioridad a su ejecución auxilien al delincuente, en cumplimiento de una promesa anterior al delito.
      • Los que sin acuerdo previo, intervengan con otros en su comisión, cuando no se pueda precisar el resultado que cada quien produjo.

Los autores o partícipes del delito, responden cada uno en la medida de su propia culpabilidad.

Tesis y Jurisprudencia

Número de registro 2003094
Tesis: I.3o.P.4 P (10a.)
 
La pluralidad de sujetos activos como intervinientes en un hecho delictivo como autor o partícipe, con respecto a la pandilla como tipo complementado de agravación que se sustenta en la intervención de tres o más sujetos activos, son figuras que al ser de entidad diversa en la estructura del delito son compatibles y pueden coexistir, pues mientras la coautoría o coparticipación implica que en la comisión de la conducta delictiva intervienen dos o más individuos, con o sin codominio funcional del hecho pero todos en sentido de convergencia hacia la finalidad delictual, lo cual hace que todos respondan por el resultado del delito en su integridad, con incidencia en la individual culpabilidad derivada del grado de intervención de cada uno; en cambio, la pandilla en tanto modificativa del tipo básico, requiere para su actualización la intervención directa o indirecta de tres o más sujetos activos, quienes sin estar organizados con fines delictuosos se hayan reunido en forma ocasional o transitoria y cometan un ilícito en común, lo que propiamente incide en la existencia estructural del delito materializado y no solamente en la forma de intervención de los agentes, con trascendencia, incluso, no únicamente en el grado de reproche sino en la acumulación de sanciones.
Número de registro 2002245
Tesis: II.2o.P.22 P (10a.)
 
A diferencia de la responsabilidad correspectiva, la coautoría, caracterizada por el codominio funcional del hecho, se presenta cuando por efecto de una división de tareas, ninguno de quienes toman parte en el hecho realiza más que una fracción de la conducta que el tipo describe, esto es, ninguno de los intervinientes realiza aquélla en su totalidad, sino que se produce por la sumatoria de los actos parciales de todos los activos; de ahí que se considere coautor al que realice un aporte necesario para llevar adelante el hecho en la forma planeada, registrando una imputación inmediata y mutua de los aportes que se prestan al hecho en el marco de la decisión común, debiendo considerarse a dichos autores, no como instrumento, sino como ejecutores del delito en su conjunto; siendo irrelevante que varios de ellos materialicen, además, actos tendientes a la configuración del núcleo típico (matar por ejemplo) e incluso que se ignore quién produjo el golpe finalmente letal, pues ante la configuración de las agravantes y la división de tareas previas para la consumación final de la muerte deseada por todos es intrascendente esa indeterminación pues, en tal caso, se actualizan las circunstancias de agravación y no la atenuante, al ser éstas incompatibles.
Número de registro 163505
Tesis: I.8o.P. J/2
 
La figura de la coautoría a que se contrae la fracción II del artículo 22 del Código Penal para el Distrito Federal, se actualiza cuando varias personas en consenso y con codominio conjunto del hecho, dividiéndose las acciones delictivas y mediante un plan común acordado antes o durante la perpetración del suceso, concurren a la ejecución del hecho punible y, por tanto, son responsables en igualdad de condiciones; de ahí que una aportación segmentada, adecuada y esencial al hecho puede bastar para ser considerada y penada como coautoría, aunque formalmente no sea parte de la acción típica, habida cuenta que aquélla se refiere no únicamente a una ejecución compartida de actos que se realizan en sentido objetivo-formal, como porciones pertenecientes a la acción típica, sino a que varios agentes reparten entre sí el dominio del hecho en la etapa de su realización, por lo cual la doctrina ha llamado a esta intervención compartida «codominio funcional del hecho»; sin embargo, esa actuación funcional para convertir al agente como coautor, debe ser necesaria y esencial para la realización del hecho delictivo.
Número de registro 163504
Tesis: I.2o.P. J/33
 
La coautoría prevista en la fracción II, del artículo 22, del Código Penal para el Distrito Federal, y la agravante de pandilla contemplada en el diverso numeral 252 de dicha codificación, son figuras jurídicas coexistentes, pues una no excluye la existencia de la otra; en tanto que, la primera implica que en la comisión de la conducta delictiva intervienen dos o más individuos, con dominio funcional del hecho, determinado éste por la actividad que corresponde a cada uno de los activos en su realización, lo cual hace que respondan del delito en su integridad, pero sin que ello trascienda al resultado de la sanción; mientras que la segunda, requiere para su actualización, la existencia de tres o más sujetos activos, que sin estar organizados con fines delictuosos, se reúnan habitual u ocasionalmente y cometan un ilícito en común, calificativa que obviamente incide en el quántum de las penas, pero no determina la forma de intervención del autor del delito. En consecuencia, el hecho de que la coautoría implique un acuerdo por parte de los activos para cometer un ilícito, el cual puede ser previo a su comisión, concomitante con el hecho o incluso de naturaleza tácita, de ninguna manera origina que no se actualice la agravante de pandilla.
Número de registro 186058
Tesis: XII.5o.2 P
 
La coautoría, conforme a la fracción III del artículo 18 del Código Penal para el Estado de Sinaloa, es la realización conjunta de un delito por varias personas que colaboran consciente y voluntariamente. Lo decisivo en la coautoría es que el dominio del hecho lo tienen varias personas que, en virtud del principio del reparto funcional de papeles, asumen por igual la responsabilidad de su realización. Las distintas contribuciones deben considerarse, por consiguiente, como un todo, y el resultado total debe atribuirse a cada autor, independientemente de la entidad material de su intervención. En la coautoría es necesario, además del acuerdo de voluntades, que se contribuya de algún modo en la realización del delito (no necesariamente en su ejecución), de tal modo que dicha contribución pueda estimarse como un eslabón indispensable de todo el acontecer delictivo. Como el autor, el coautor realiza la actividad delictuosa descrita en un concreto tipo penal conjuntamente con otro u otros. En rigor técnico el coautor es un autor y, por ello, la coautoría es una autoría que se singulariza por el dominio que sobre el hecho ejercen en común todos los autores, quienes intervienen de acuerdo en la ejecución del delito; ello implica que el coautor es quien está en posesión de las condiciones personales del autor y ha participado de la decisión común respecto del hecho delictivo. Entonces, en el todo que constituye el hecho típico, el coautor con su actuación contribuye con una parte que complementa la de los demás copartícipes o autores y ello precisamente justifica el que responda del delito en su integridad. El dominio del hecho, en la parte que corresponde a cada coautor, se origina en la decisión común de todos para ejecutar el delito. Mediante esa decisión conjunta se vinculan funcionalmente los distintos aportes al hecho, de tal manera que cada aporte está conectado al otro mediante la división de tareas acordadas en la decisión conjunta.
Número de registro 187302
Tesis: II.1o.P.102 P
 
Por coautoría se entiende la concurrencia querida, consciente y con división del trabajo de varios autores, con el fin de obtener el mismo resultado típico; es decir, puede ser coautor quien es autor, entendiéndose por éste, aquel que tenga el dominio final del hecho; en esa virtud, se dice que existe coautoría por omisión cuando el colaborador que incurrió en ella es garante de la evitación de la situación de peligro creada por otros colaboradores, mediante un hacer activo.
Número de registro 197915
Tesis: I.1o.P. J/5
 
Aun cuando la aportación de un sujeto al hecho delictivo no pueda, formalmente, ser considerada como una porción de la acción típica, si aquélla resulta adecuada y esencial al hecho de tal manera que evidencia que existió entre los agentes un reparto del dominio del hecho en la etapa de su realización (codominio funcional del hecho), tal aportación es suficiente para considerar a dicho agente coautor material del delito en términos del artículo 13, fracción III, del Código Penal para el Distrito Federal, como ocurre en el delito de robo, cuando uno de los activos es el que se apodera materialmente de la cosa ajena, mientras otro, amén de brindarle apoyo con su presencia, impide que uno de los ofendidos acuda a solicitar auxilio.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE