Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

DELITO DOLOSO

Artículo 9 Código Penal Federal.

Las acciones u omisiones delictivas solamente pueden realizarse dolosa o culposamente. El artículo 9 del Código Penal Federal establece que obra dolosamente el que, conociendo los elementos del tipo penal, o previendo como posible el resultado típico, quiere o acepta la realización del hecho descrito por la ley.

Tal  y como lo menciona el artículo 9 del Código Penal Federal, el dolo no es otra cosa que el conocimiento y voluntad de realizar una conducta tipificada como delito, consiste en ejecutar la conducta con el conocimiento de su violación a la ley penal y con la intención de consumarla pues se cuenta con la voluntad de que se produzca el resultado, pues de consumarlo se entiende que fue la voluntad del agresor ocasionar el daño que desde un inicio fue contemplado.

El Delito Doloso está formado por el conocimiento de la naturaleza delictuosa y por la voluntad de consumar dicha conducta.

ARTÍCULOS ESPECIALIZADOS

Tesis y Jurisprudencia

Número de registro 314713

El dolo penal está formado por el conocimiento de la naturaleza delictuosa del hecho, por la voluntad de consumar éste y por la de menoscabar el patrimonio; si el engaño o el error sólo persiguen el fin de inclinar la voluntad de una persona, induciéndola a celebrar un acto jurídico que de otro modo no concluiría, el dolo tendrá carácter civil, y, consecuentemente, no provocará persecución criminal, pues lo que la ley castiga es el atentado a la propiedad y no el contrato obtenido por engaño o por error, que, como vicios de consentimiento, se sancionan con nulidad, en su caso.

Número de registro 315600

El dolo no se presume, sino que debe probarse en aquellos casos en que la ley exige la intención dolosa, para que haya delito, como pasa en el de peculado. El dolo no significa algunas maniobras materiales en la ejecución del acto delictuoso, que es lo que caracteriza al fraude, sino que es un hecho subjetivo que se forma de dos elementos: la voluntad y la inteligencia, dando ésta como resultado, una dirección consciente de la voluntad; de modo que para saber si hubo dolo en los actos de un delincuente, hay que averiguar si existieron los dos elementos de conocimiento del acto que se ejecutaba y de conciencia de su valor antijurídico; y debe presumirse que el delincuente conocía el carácter antijurídico e ilegal del acto que ejecutó, si por razón del puesto que desempeñaba, debía conocer las leyes y podía distinguir entre el patrimonio particular y el público.

Número de registro 313899

Dolo es, en materia penal, el conocimiento que del carácter delictuoso de un hecho, tiene el agente que lo ejecuta.

Número de registro 384230

Es bien sabido que para que exista el delito debe existir culpabilidad, ello es, un proceso anímico reprochable causal del resultado. El delito de dolo requiere no solamente, la voluntariedad de la acción, sino además, la conciencia de la antijuridicidad de la misma, antijuricidad captada por el sujeto no en sentido técnico, sino en forma llana, pues basta que el activo tenga conciencia de que la acción representada y querida es reprobable, para que se afirme el elemento ético del dolo.

Número de registro 260665
El dolo consiste en la intención de ejecutar un hecho que es delictuoso.
Número de registro 295420

El dolo es la voluntad del resultado, en el que si bien se admite la circunstancia de que el daño se puede producir, no obstante, se realiza el acto de voluntad negligente.

Número de registro 315165

El dolo penal se haya constituido por dos elementos, a saber: el conocimiento que tiene una persona de que un hecho o una omisión son delictuosos, y la voluntad de infringir la ley penal. En cuanto al primero y tratándose del delito de peculado, es claro que el empleado que ha sido admitido en su empleo, mediante severos requisitos legales, no puede ignorar que el dinero que se le entregaba, sólo podía utilizarse para los fines de su cargo, esto es, para verificar los pagos correspondientes; y con relación al segundo elemento, es evidente que el hecho de haber consumado la substracción, revela, por sí mismo, la voluntad de perpetrarla.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE