Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

EXCUSAS

Artículo 43 Código Federal de Procedimientos Civiles

Excusas (Del latín ex, fuera y cause, causa, proceso). La función jurisdiccional se ve limitada subjetivamente por las relaciones personales del juzgador que permiten presumir parcialidad, lo cual genéricamente se denomina impedimentos. La manifestación de un impedimento por parte del Juez se denomina excusa, misma que ocasiona la prohibición del conocimiento de determinado juicio por ser un obstáculo para que se imparta justicia.

El impedimento son las circunstancias personales que ocurren en un funcionario judicial y que lo obligan a excluirse del conocimiento de determinado juicio por ser obstáculos para que imparta justicia. Los impedimentos de los juzgadores se encuentran vinculados con la imparcialidad exigida por la Constitución en la administración de justicia.

La existencia de uno o varios impedimentos hacen presumir razonadamente que el Juez no va a resolver con imparcialidad, la legislación procesal establece que en principio el juzgador debe manifestar la existencia de dichos impedimentos, para, consiguientemente, dejar de conocer la causa que los motivó; como ya fue dicho, a la manifestación de un impedimento por parte del Juez es lo que se denomina Excusa.

En términos del artículo 43 del Código Federal de Procedimientos Civiles, los ministros, magistrados, jueces, secretarios y ministros ejecutores tienen el deber de excusarse del conocimiento de los negocios en que ocurra alguno de los impedimentos enlistados, expresando concretamente en qué consiste el impedimento.

      • Tener interés directo o indirecto en el negocio.
      • Tener dicho interés su cónyuge, sus parientes consanguíneos en línea recta, sin limitación de grado, los colaterales dentro del cuarto y los afines dentro del segundo.
      • Tener, el funcionario de que se trate, su cónyuge o sus hijos, relación de intimidad con alguno de los interesados, nacida de algún acto religioso o civil, sancionado o respetado por la costumbre.
      • Ser pariente, por consanguinidad o afinidad, del abogado o procurador de alguna de las partes en línea recta, sin limitación de grado, los colaterales dentro del cuarto y los afines dentro del segundo.
      • Ser, él, su cónyuge o alguno de sus hijos heredero, legatario, donante, donatario, socio, acreedor, deudor, fiado, fiador, arrendatario, arrendador, principal, dependiente o comensal habitual de alguna de las partes, o administrador actual de sus bienes.
      • Haber hecho promesas o amenazas, o manifestado de otro modo su odio o afecto por alguno de los litigantes.
      • Haber asistido a convites (Fiesta con comida y bebida) que diere o costeare especialmente para él alguno de los litigantes, después de comenzado el negocio, o tener mucha familiaridad con alguno de ellos, o vivir con él, en su compañía, en una misma casa.
      • Admitir, él, su cónyuge o alguno de sus hijos, dádivas (regalos) o servicios de alguna de las partes, después de empezado el negocio.
      • Haber sido abogado o procurador, perito o testigo, en el negocio de que se trate.
      • Haber, por cualquier motivo externado, siendo funcionario judicial, su opinión, antes del fallo.
      • Haber conocido como juez, magistrado o ministro, árbitro o asesor; resolviendo algún punto que afecte el fondo de la cuestión, en la misma instancia o en alguna otra.
      • Seguir, él o su cónyuge, sus parientes consanguíneos en línea recta, sin limitación de grado, los colaterales dentro del cuarto y los afines dentro del segundo, contra alguna de las partes, un proceso civil, como actor o demandado, o una causa criminal, como acusador, querellante o denunciante.
      • Haber sido, alguna de las partes o sus abogados o patronos, denunciante, querellante o acusador del funcionario de que se trate o su cónyuge, sus parientes consanguíneos en línea recta, sin limitación de grado, los colaterales dentro del cuarto y los afines dentro del segundo.
      • Ser, él o su cónyuge, sus parientes consanguíneos en línea recta, sin limitación de grado, los colaterales dentro del cuarto y los afines dentro del segundo, contrario de cualquiera de las partes, en negocio administrativo que afecte sus derechos.
      • Seguir, él o su cónyuge, sus parientes consanguíneos en línea recta, sin limitación de grado, los colaterales dentro del cuarto y los afines dentro del segundo, algún proceso civil o criminal en que sea juez, agente del Ministerio Público, árbitro o arbitrador, alguno de los litigantes.
      • Ser tutor o curador de alguno de los interesados.
      • Estar en una situación que pueda afectar su imparcialidad en forma análoga o más grave que las mencionadas.

Tesis y Jurisprudencia

Número de registro 2012826
Tesis: PC.I.C. J/30 K (10a.)
 
El sistema de impedimentos, excusas y recusaciones previsto en el título primero «Reglas generales» capítulo VI «Impedimentos, excusas y recusaciones» de la Ley de Amparo, no tiene por objeto cuidar la imagen de los Jueces de control constitucional, aunque éste pudiera ser un efecto secundario, sino salvaguardar su imparcialidad. En consecuencia, la posibilidad de tomar en consideración las apariencias o una duda razonable respecto de la imparcialidad de un juzgador, para calificar la legalidad de un impedimento, resulta incompatible con dicho sistema, el cual debe limitarse a las hipótesis legales previstas.
Número de registro 173922
Tesis: P./J. 119/2006
 

Las causas de impedimento, excusa o recusación imputables a los Ministros integrantes del Tribunal en Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en controversias constitucionales son improcedentes, porque la Ley Reglamentaria de las Fracciones I y II del Artículo 105 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos no prevé tales figuras jurídicas, sin que obste a lo anterior que su artículo 1o., última parte, establezca que: «A falta de disposición expresa, se estará a las prevenciones del Código Federal de Procedimientos Civiles.», pues debe entenderse que procede dicha supletoriedad cuando exista la institución en la Ley citada y carezca de reglamentación, sea inadecuada u oscura y, por tanto, si la Ley Reglamentaria no prevé las figuras señaladas es evidente que no opera esa supletoriedad. Además, los artículos 105, fracción II, cuarto párrafo, de la Constitución Federal y 72 de la Ley mencionada establecen que las resoluciones que la Suprema Corte de Justicia de la Nación emita en las controversias constitucionales podrán declarar la invalidez de las normas impugnadas, únicamente cuando fueren aprobadas por cuando menos ocho votos de los Ministros presentes, de manera que si fueran procedentes más de tres impedimentos, excusas o recusaciones, la consecuencia sería que no podría cumplirse con la votación referida, lo que originaría inseguridad jurídica ante un problema de trascendencia.

Número de registro 187799
Tesis: P./J. 11/2002
 

Las excusas absolutorias son causas que al dejar subsistente el carácter delictivo de la conducta o hecho tipificado como delito en la ley, impiden la aplicación de la pena, es decir, son aquellas en las que aun cuando se configure el delito, no permiten que se sancione al sujeto activo en casos específicos; en tanto que las excluyentes de responsabilidad se caracterizan por impedir que ésta surja. En otras palabras, en las citadas excluyentes la conducta tipificada en la ley no es incriminable desde el inicio; mientras que en las excusas absolutorias la conducta es incriminable, pero no sancionable, consecuentemente no relevan al sujeto activo de su responsabilidad en la comisión de la conducta típica, sino que determinan su impunibilidad.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE