LÍNEA DE PARENTESCO

ConceptoLegalmx


INICIO


Facebook


Youtube

Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

LÍNEA DE PARENTESCO


Artículo 296 Código Civil Federal

De conformidad con el artículo 291 del Código Civil Federal, la ley no reconoce más parentesco que los de consanguinidad y afinidad. Por su parte, el Código Civil para el Distrito Federal, reconoce como parentesco el de consanguinidad, afinidad y civil, señalando que éste último es el que nace de la adopción.

Para estos efectos, la adopción, tiene los efectos de parentesco por consanguinidad.

En términos del artículo 296 del Código Civil Federal, cada generación forma un grado, y la serie de grados constituye lo que se llama Línea de Parentesco. La línea de Parentesco es recta o transversal.

Línea Recta. La recta se compone de la serie de grados entre personas que descienden unas de otras, a su vez, la línea recta es Ascendente o Descendente.

      • Ascendente es la que liga a una persona con su progenitor o tronco del que procede, es decir, papás, abuelos, bisabuelos etc.
      • Descendente, es la que liga al progenitor con los que de él proceden, es decir, hijos, nietos, bisnietos etc.

De este modo, la misma línea recta es ascendente o descendente, según el punto de partida y la relación a que se atiende. Los grados se cuentan por el número de generaciones, o por el de las personas, excluyendo al progenitor, es decir, si nosotros somos el punto de referencia, nuestros padres son el primer grado, los abuelos el segundo grado y bisabuelos el tercer grado.

Línea Transversal o Colateral. Por su parte, la línea de parentesco transversal se compone de la serie de grados entre personas que sin descender unas de otras, proceden de un progenitor o tronco común, en este sentido, nuestros hermanos son parientes colaterales.

De conformidad con el artículo 300 del Código Civil Federal, en la línea transversal los grados se cuentan por el número de generaciones, subiendo por una de las líneas y descendiendo por la otra; o por el número de personas que hay de uno a otro de los extremos que se consideran, excluyendo la del progenitor o tronco común. En este sentido, el artículo en cuestión nos ofrece dos formas para establecer el parentesco en grado colateral, por generaciones o por número de personas.

Partamos por entender que en la línea colateral no existen parientes más cercanos que los hermanos, y nuestros hermanos son nuestros parientes colaterales en segundo grado, de este modo, en la línea colateral no hay parientes de primer grado.

Conteo por generaciones. Este método, se basa en el número de generaciones que existen o existieron entre los individuos cuyo parentesco se pretende determinar, subiendo por una de las líneas y descendiendo por la otra. Resulta oportuno aquí advertir, que la línea transversal en realidad incluye dos líneas, la primera es la que asciende del sujeto que se considera como punto de partida, hasta encontrar el progenitor o tronco común, la segunda es la que desciende de este progenitor o tronco común hasta el pariente colateral. En este método, el conteo por generaciones no excluye al tronco común.

Conteo por número de personas. Esta otra forma de establecer el parentesco se basa en el número de personas que existen o existieron entre las personas cuyo parentesco se vaya a definir, de un extremo a otro de la línea excluyendo la del progenitor o tronco común. Así, se obtiene el mismo resultado que en el conteo por generaciones, pues de un hermano a otro se encuentran tres personas, de las cuales no se cuenta al padre quedando así sólo dos y por tanto hermanos son parientes colaterales en segundo grado.

Para que quede más claro, hagamos un ejercicio con unos primos.

María tiene dos hijos, José y Juan. Juan es padres de Rosita y José es padre de Juanita. De este modo, Juanita y Rosita son Primas y sacaremos cual es el grado de parentesco entre ellas. María, al ser madre de José y Juan es el tronco común. Tomemos como punto de partida a Juanita, como mencionamos anteriormente, la línea transversal en realidad incluye dos líneas, la primera que es de subida, es decir, de Juanita hasta el tronco común que es María y la segunda que es de bajada, de María hasta Rosita.

Bajo los planteamientos anteriores, en el conteo por generaciones si partimos de Juanita, la primera generación es José que es su papá, la segunda generación es María que es su abuela, la tercera generación es Juan que es su tío y la cuarta generación es Rosita que es su prima. Por tanto, Rosita y Juanita son parientes colaterales en cuarto grado.

Ahora, si hacemos el conteo por numero de personas, Juanita es 1, José que es su papa es 2, a María no la contamos pues la ley nos dice que excluyamos al Tronco Común, Juan que es su tío es el número 3 y Rosita que es su prima es el número 4.

Como puede observase, en ambos esquemas nos da el mismo resultado.


Tesis y Jurisprudencia

PARENTESCO. EN LA LINEA COLATERAL NO EXISTE EL PRIMER GRADO.
Número de registro 217354 El artículo 300 del Código Civil para el Distrito Federal en Materia Común, y para toda la República en Materia Federal dice: “Artículo 300.- En la línea transversal los grados se cuentan por el número de generaciones, subiendo por una de las líneas y descendiendo por la otra, o por el número de personas que hay de uno a otro de los extremos que se consideran, excluyendo la del progenitor o tronco común.” De dicho precepto se distinguen dos formas propuestas por el legislador para establecer el parentesco en grado colateral: a) por generaciones. Este método, se basa en el número de generaciones que existen o existieron entre los individuos cuyo parentesco se pretende determinar, subiendo por una de las líneas y descendiendo por la otra. Resulta oportuno aquí advertir, que la línea transversal en realidad incluye dos líneas, la primera es la que asciende del sujeto que se considera como punto de partida, hasta encontrar el progenitor o tronco común, la segunda es la que desciende de este progenitor o tronco común hasta el pariente colateral. Así, en la línea transversal, no existe el primer grado de generación, y bajando de éste al otro hijo se establece el segundo grado de generación, debiendo señalarse que en la línea colateral, no existen parientes más cercanos que los hermanos. b) Por número de personas. Esta otra forma de establecer el parentesco, se basa en el número de personas que existen o existieron entre las personas cuyo parentesco se vaya a definir, de un extremo a otro de la línea excluyendo la del progenitor o tronco común. Así, se obtiene el mismo resultado, pues de un hermano a otro se encuentran tres personas, de las cuales no se cuenta al padre quedando así sólo dos.
IMPEDIMENTO EN EL JUICIO DE AMPARO. LA CAUSAL PREVISTA EN EL ARTÍCULO 51, FRACCIÓN I, DE LA LEY DE LA MATERIA, SE ACTUALIZA POR EL SOLO HECHO DE QUE EL JUZGADOR QUE CONOZCA DEL JUICIO TENGA PARENTESCO CONSANGUÍNEO, EN CUALQUIERA DE LOS GRADOS AHÍ ENUNCIADOS, CON ALGUNA DE LAS PARTES, COMO LO ES EL TITULAR DE LA AUTORIDAD SEÑALADA COMO RESPONSABLE [SUSTITUCIÓN DE LA JURISPRUDENCIA PC.XXV. J/5 K (10a.)].
Número de registro 2015910Tesis: PC.XXV. J/6 K (10a.) El dispositivo citado establece, como causa de impedimento para conocer del juicio de amparo, la existencia de parentesco en línea recta por consanguinidad o afinidad sin limitación de grado, en la colateral por consanguinidad dentro del cuarto grado, o en la colateral por afinidad dentro del segundo, entre el juzgador que conoce del juicio de amparo y alguna de las partes, como lo es el titular de la autoridad señalada como responsable, conforme al artículo 5o., fracción II, de la Ley de Amparo; por tanto, ese solo hecho genera que deba calificarse de fundado el impedimento planteado sin necesidad de verificar si existe en el operador la probabilidad de riesgo en la pérdida de imparcialidad, pues la sola relación de parentesco dentro de los grados que indica el artículo 51, fracción I, de la ley mencionada, se tomó por el legislador como excepción a la presunción de dicho atributo.
IMPEDIMENTO. LA CAUSAL PREVISTA EN EL ARTÍCULO 51, FRACCIÓN I, DE LA LEY DE AMPARO, SE ACTUALIZA POR EL SOLO HECHO DE QUE EL JUEZ DE DISTRITO QUE CONOZCA DEL JUICIO TENGA PARENTESCO CONSANGUÍNEO, EN CUALQUIER GRADO, CON EL TITULAR DE LA AUTORIDAD SEÑALADA COMO RESPONSABLE.
Número de registro 2014232Tesis: PC.XXV. J/5 K (10a.) El citado dispositivo establece, como causa de impedimento, entre otras, la existencia del parentesco por consanguinidad en cualquiera de sus grados del juzgador que conoce del juicio de amparo con alguna de las partes, como lo es el titular de la autoridad señalada como responsable, conforme al artículo 5o., fracción II, de la Ley de Amparo; por tanto, ese solo hecho genera que deba calificarse de fundado el impedimento planteado sin necesidad de verificar si existe en el operador la probabilidad de riesgo en la pérdida de imparcialidad, pues la sola relación de parentesco se tomó por el legislador como excepción a la presunción de dicho atributo.
IMPEDIMENTO. SE ACTUALIZA LA CAUSAL PREVISTA EN EL ARTÍCULO 51, FRACCIÓN I, DE LA LEY DE AMPARO, POR LA SOLA EXISTENCIA DE PARENTESCO EN CUALQUIERA DE LOS GRADOS A QUE ÉSTE SE REFIERE, ENTRE EL JUZGADOR FEDERAL Y UN INTEGRANTE DE UN CUERPO LEGISLATIVO PLURIPERSONAL SEÑALADO COMO AUTORIDAD RESPONSABLE EN UN JUICIO DE AMPARO INDIRECTO.
Número de registro 2014109Tesis: PC.XXV. J/4 K (10a.) Conforme al artículo 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y acorde con los principios de doctrina, con los códigos de ética nacionales e iberoamericano, con la Convención Americana sobre Derechos Humanos y con las resoluciones tanto de la Suprema Corte de Justicia de la Nación como de los órganos jurisdiccionales Americano y Europeo en materia de derechos humanos, la impartición de justicia debe ser imparcial, característica insoslayable que debe revestir al juzgador en el ejercicio de su función jurisdiccional. Por ende, la imparcialidad deviene en una actitud del juzgador frente a influencias extrañas al derecho, esto es, el Juez imparcial, con su actitud, mantiene a lo largo del proceso una equivalente distancia con las partes y evita todo tipo de comportamiento que ofusque tal cualidad, o sea, que refleje favoritismos, predisposición o prejuicios, pues en esos supuestos debe separarse de una causa sometida a su conocimiento, porque, como la imparcialidad se presume, le obliga a generar hábitos rigurosos de honestidad intelectual y autocrítica. Así, la imparcialidad judicial surgida del precepto constitucional indicado no puede disociarse de la figura jurídica de los impedimentos, pues estos últimos constituyen el instrumento por medio del cual se atiende al derecho humano de acceso a la justicia y a una de sus garantías de protección que es la justicia imparcial. Por otra parte, del artículo 51, fracción I, de la Ley de Amparo se advierte que las autoridades que conozcan del juicio de amparo deberán excusarse si existe parentesco, en sus diversas modalidades, con alguna de las partes del litigio. Ahora, el parentesco por afinidad presume convivencia familiar entre los parientes, lo que genera que un observador razonable pueda entender que está comprometida la imparcialidad del Juez; dicho en otras palabras, el parentesco constituye una relación personal del juzgador que permite presumir parcialidad y con ello que desvanezca la clara vocación de servicio libre de prejuicios que debe recaer en el operador. Por tanto, si la imparcialidad implica que el juzgador no esté en una posición determinada en relación con una de las partes, que invite siquiera a pensar que en la resolución de un asunto aquél tendrá inclinación hacia alguna de ellas, debe concluirse que la sola existencia del parentesco en cualquiera de los grados a que se refiere el artículo 51, fracción I, de la Ley de Amparo, entre el titular del órgano jurisdiccional de amparo y un integrante de un órgano pluripersonal emisor de normas generales abstractas e impersonales señalado como autoridad responsable en un juicio de amparo indirecto, actualiza la causa de impedimento prevista por el precepto y fracción citados. En ese sentido, al acreditarse el parentesco resulta innecesario que se verifique si además existe en el juzgador la probabilidad de riesgo en la pérdida de imparcialidad, precisamente porque esa situación es materia de distinta causal y, por lo mismo, incoexistente o incompatible con la analizada, al tiempo que aun cuando pudiera considerarse que la imparcialidad se presume, la sola relación de parentesco se tomó por el legislador como excepción a esa presunción.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE