PARENTESCO POR CONSANGUINIDAD

ConceptoLegalmx


INICIO


Facebook


Youtube

Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

PARENTESCO POR CONSANGUINIDAD


Artículo 293 Código Civil Federal

El Parentesco es un vínculo que constituye una relación personal derivada de la consanguinidad, afinidad, adopción, matrimonio o cualquier otra relación estable de afectividad análoga a las anteriores, como podría ser el concubinato.

En términos del artículo 293 del Código Civil Federa, el Parentesco por Consanguinidad es el que existe entre personas que descienden de un mismo progenitor, es decir padres con hijos. En este sentido, el código Civil para el Distrito Federal establece que también se da parentesco por consanguinidad, entre el hijo producto de reproducción asistida y el hombre y la mujer, o sólo ésta, que hayan procurado el nacimiento para atribuirse el carácter de progenitores o progenitora. Fuera de este caso, la donación de células germinales no genera parentesco entre el donante y el hijo producto de la reproducción asistida.

En el caso de la adopción, tiene los efectos de parentesco por consanguinidad aquél que existe entre el adoptado, el adoptante, los parientes de del adoptante y los descendientes del adoptado, como si el adoptado sea hijo consanguíneo.


Tesis y Jurisprudencia

IMPEDIMENTO. POR REGLA GENERAL, NO EXISTE CON LA SOLA CIRCUNSTANCIA DE QUE UNO DE LOS TITULARES DEL TRIBUNAL DE ALZADA TENGA PARENTESCO POR CONSANGUINIDAD CON EL JUZGADOR DEL ÓRGANO DE AMPARO DE PRIMERA INSTANCIA.
Número de registro 2009135Tesis: 2a. XXXII/2015 (10a.) 

El parentesco por consanguinidad que une a un juzgador de primer grado con uno de segunda instancia, no constituye, por regla general, una razón para provocar duda sobre la imparcialidad con la que el superior habrá de resolver el caso en definitiva, toda vez que quien emitió el fallo impugnado no lo hizo en defensa de un interés personal, sino con el carácter de órgano de amparo revestido de la neutralidad que caracteriza a los titulares de los juzgados y tribunales del Poder Judicial de la Federación. Por tanto, la sola existencia de un vínculo de parentesco por consanguinidad entre el Juez primario y el revisor, no es motivo suficiente para considerar que este último deba abstenerse de participar en el conocimiento y la resolución del asunto, pues tanto uno como otro, actúan para pronunciar la decisión que conforme a derecho proceda y sin ningún designio anticipado, al no ser partes interesadas en el juicio respectivo.

IMPEDIMENTO. NO SE ACTUALIZA LA CAUSAL PREVISTA EN EL ARTÍCULO 66, FRACCIÓN I, DE LA LEY DE AMPARO, CUANDO EXISTE PARENTESCO POR CONSANGUINIDAD O AFINIDAD ENTRE UN MINISTRO DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN Y UNO DE LOS INTEGRANTES DEL TRIBUNAL COLEGIADO DE CIRCUITO CUYA RESOLUCIÓN DE AMPARO SERÁ REVISADA POR AQUÉLLA.
Número de registro 172513Tesis: P. XXIII/2007 

El parentesco por consanguinidad o afinidad de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación con alguno de los Magistrados integrantes de un Tribunal Colegiado de Circuito que en una instancia previa resolvió un juicio de amparo directo y que en vía de revisión compete resolver a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no actualiza la causal de impedimento prevista en el artículo 66, fracción I, de la Ley de Amparo, dado que el supuesto referido se presenta exclusivamente cuando existe una relación de parentesco, por consanguinidad o afinidad, con alguna de las partes en el juicio de garantías, teniendo tal carácter el quejoso, las autoridades responsables, el tercero perjudicado y el Ministerio Público Federal, o bien, sus representantes, abogados o patronos.

IMPEDIMENTO. SE ACTUALIZA LA CAUSAL PREVISTA EN EL ARTÍCULO 66, FRACCIÓN I, DE LA LEY DE AMPARO, CUANDO EXISTE PARENTESCO POR CONSANGUINIDAD ENTRE UN MINISTRO DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN Y UNO DE LOS INTEGRANTES DEL ÓRGANO COLEGIADO CUANDO ÉSTE TIENE EL CARÁCTER DE AUTORIDAD RESPONSABLE.
Número de registro 172511Tesis: P. XXV/2007 

Del artículo citado se advierte como causal de impedimento legal para los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los Magistrados de los Tribunales Colegiados de Circuito, los Jueces de Distrito, o las autoridades que conozcan de los juicios de garantías conforme al artículo 37 de la Ley de Amparo, la existencia de parentesco por consanguinidad o afinidad con alguna de las partes o de sus abogados o representantes, en línea recta, sin limitación de grado; dentro del cuarto grado, en la colateral por consanguinidad, o dentro del segundo, en la colateral por afinidad. Por otro lado, el artículo 5o., fracción II, de la Ley de la materia señala que son partes en el juicio la autoridad o autoridades responsables. En ese sentido, si un Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tiene parentesco por consanguinidad con uno de los integrantes del órgano colegiado que tiene el carácter de autoridad responsable por haber dictado el acto reclamado, es incuestionable que se actualiza la causal prevista en la fracción I del artículo 66 de la Ley de Amparo.

IMPEDIMENTO EN UN JUICIO DE AMPARO DIRECTO. EL PARENTESCO POR CONSANGUINIDAD DE UN MAGISTRADO DE TRIBUNAL COLEGIADO CON LA AUTORIDAD EJECUTORA, POR REGLA GENERAL, NO LO ACTUALIZA.
Número de registro 180140Tesis: XVI.1o.7 K 

De la interpretación sistemática y funcional de los artículos 5o., fracción II y 66, fracción I, de la Ley de Amparo, se obtiene que en el juicio de amparo directo los Magistrados que integran los Tribunales Colegiados no están impedidos para conocer de los asuntos en los que se señale como autoridad responsable ejecutora al Juez de primera instancia, con quien tengan una relación de parentesco por consanguinidad dentro de los límites indicados en la fracción I del citado artículo 66, porque a pesar de que la interpretación literal del vocablo “parte”, lleva a establecer que no podrán conocer de un juicio cuando existe esa relación filial con cualquiera de los sujetos que expresamente están identificados como tales en el referido artículo 5o., la regla relativa a la aplicación estricta de las normas de excepción previstas en las seis fracciones del artículo 66 no obliga a una interpretación literal, sino que significa que no pueden aplicarse por analogía a casos no identificados expresamente, es decir, no admiten una interpretación extensiva y, por ende, cuando sea necesario el intérprete puede hacer uso de las reglas de la hermenéutica para definir específicamente el supuesto establecido en la ley, y en esta causa de impedimento la interpretación gramatical no basta para considerar que la relación familiar antes indicada, necesariamente ubica al juzgador en una situación tal que puede presumirse jure et de jure que no podría actuar con probidad, pues debe tomarse en cuenta que en el juicio de amparo directo ocurre que: 1. Los sujetos identificados como partes no tienen la misma participación ni guardan los mismos intereses; 2. En un buen número de casos se identifica como responsable a la autoridad cuya única función será realizar la materialización del acto reclamado, y que en muchas ocasiones se le designa parte, sólo para lograr la suspensión del acto que realmente pudiese generar agravio; 3. El análisis que realiza el tribunal de amparo se limita a estimar la constitucionalidad de la determinación del tribunal de apelación y no la decisión del Juez de primera instancia, cuya conducta después de que se resuelve el amparo, depende exclusivamente de la resolución que se tome al analizar la decisión del tribunal de apelación; y 4. Sólo se pueden impugnar los actos de ejecución en vía de consecuencia y no por vicios propios. Por lo anterior, debe recurrirse a la interpretación funcional de la norma y al respecto se destaca que el legislador advirtió que en el supuesto que se analiza intervienen dos intereses: a) El que guarda la parte en el juicio de amparo con relación al resultado del propio procedimiento, y b) El que podría tener el juzgador de garantías para que la decisión del juicio beneficie a su pariente o no le cause perjuicio. Por lo que se refiere al segundo supuesto, ordinariamente el único interés que tienen las autoridades responsables en el acto reclamado al actuar como entes públicos, consiste en ejecutar correctamente su función y en evitar la responsabilidad que conllevan los errores en su encomienda. Por tanto, para determinar si la relación de parentesco que tiene el juzgador de amparo con la autoridad ejecutora, compromete el principio de seguridad jurídica y que por ello es bastante para presumir a priori, que puede actuar con falta de probidad, debe entonces tomarse en cuenta la propia relación que guarda la autoridad ejecutora con el acto reclamado para verificar si esa relación puede llevar al juzgador de garantías a justificar la actuación de su familiar para deslindarlo de cualquier responsabilidad y las particularidades que se han destacado del juicio de amparo directo revelan que es tan ajena la participación del Juez que instruyó el proceso en el análisis constitucional, que no existen elementos para justificar que el Magistrado integrante del Tribunal Colegiado esté impedido para conocer del juicio.


www.conceptolegalmx.com

COMPARTE