TUTELA

ConceptoLegalmx


INICIO


Facebook


Youtube

Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

TUTELA


Artículo 449 Código Civil Federal

De conformidad con el artículo 452 del Código Civil Federal, la Tutela es un cargo de interés público del que nadie puede eximirse, sino por causa legítima. La Tutela es la institución jurídica desempeñada por una persona, la cual tiene a su cargo la formación, representación, protección de otra persona y patrimonio del incapacitado, sin constituir patria potestad.

Dicho de otro modo, la Tutela es el cargo cuyo objetivo inicial y final, es cuidar y proteger los intereses tanto personales como patrimoniales del incapaz o pupilo, lo cual trae consigo responsabilidades como procurar su bienestar y administrar su patrimonio cuidando en todo momento el beneficio del pupilo.

Para el caso de menores de edad, como ya se mencionó, la tutela no constituye patria potestad, sino que es un cargo que la sustituye pues sólo se nombra un tutor para un menor cuando éste último no tiene ascendientes, o si los tiene, éstos se encuentran en condiciones de cumplir con su obligación de ejercer la Patria Potestad. 

El artículo 449 del Código Civil Federal, establece que el objeto de la tutela es la guarda de la persona y bienes de los que no estando sujetos a patria potestad tienen incapacidad natural y legal, o solamente incapacidad legal, para gobernarse por sí mismos. La tutela puede también tener por objeto la representación interina del incapaz en casos especiales.

Para estos efectos, tiene incapacidad natura y legal:

      • Los menores de edad.
      • Los mayores de edad que por causa de enfermedad reversible o irreversible, o que por su estado particular de discapacidad, ya sea de carácter físico, sensorial, intelectual, emocional, mental o varias de ellas a la vez, no pueden gobernarse, obligarse o manifestar su voluntad, por sí mismos o por algún medio que la supla.

En este caso, el Juez con base en dos diagnósticos médicos y/o psicológicos, escuchando la opinión de los parientes más cercanos de quien vaya a quedar bajo Tutela, debe emitir la sentencia donde se establezcan los actos jurídicos de carácter personalísimo, que puede realizar por sí mismo, determinándose con ello la extensión y límites de la Tutela.

Para el caso de menores de edad que se encuentre en cualquiera de supuestos del segundo punto, está sujeto a la tutela de los menores, mientras no llegue a la mayoría de edad. Si al cumplirse la mayoría de edad continua el impedimento, el incapaz debe continuar bajo la misma tutela o puede sujetarse a una nueva, en ambos casos, previo juicio de interdicción.

Los hijos menores de un incapacitado quedan bajo la patria potestad del ascendiente que corresponda conforme a la ley, y no habiéndolo, se les debe proveer de tutor.

El que se rehusare sin causa legal a desempeñar el cargo de tutor, es responsable de los daños y perjuicios que de su negativa resulten al incapacitado.

La Tutela se ejercerá por un solo tutor, excepto cuando por concurrir circunstancias especiales en la misma persona del pupilo o de su patrimonio, convenga separar como cargos distintos el de tutor de la persona y de los bienes.

Las personas morales pueden ser tutores de personas mayores de edad que por causa de enfermedad reversible o irreversible, o que por su estado particular de discapacidad, ya sea de carácter físico, sensorial, intelectual, emocional, mental o varias de ellas a la vez, no pueden gobernarse, obligarse o manifestar su voluntad, por sí mismos o por algún medio que la supla, esto siempre y cuando dichas personas morales no tengan finalidad lucrativa y cuyo fin primordial sea la protección y atención de este tipo de personas y que su capacidad lo permita, siempre que cuenten con la aprobación de los ascendientes del Pupilo o así lo determine el juicio de interdicción y que la persona sujeta a Tutela carezca de bienes.

La tutela se extingue:

      • Por la muerte del pupilo o porque desaparezca su incapacidad.
      • Cuando el incapacitado, sujeto a tutela entre a la patria potestad por reconocimiento o por adopción.

En términos del artículo 461 del Código Civil para el Distrito Federal (Ciudad de México), la tutela es cautelar, testamentaria, legítima, dativa y de los menores en situación de desamparo. Todos los individuos sujetos a Tutela, ya sea testamentaria, legítima o dativa, además de tutor deben tener un curador, excepto en los casos de Tutela de Menores en Situación de Desamparo.




Tesis y Jurisprudencia

TUTELA LEGÍTIMA. EL ARTÍCULO 540 DEL CÓDIGO CIVIL PARA EL ESTADO DE GUANAJUATO, AL PREVER QUE EL MARIDO ES TUTOR LEGÍTIMO Y FORZOSO DE SU MUJER Y ÉSTA LO ES DE SU MARIDO, HACE UNA DISTINCIÓN ENTRE EL MATRIMONIO Y EL CONCUBINATO QUE NO ESTÁ DEBIDAMENTE JUSTIFICADA.
Número de registro 2019443Tesis: 1a. XXI/2019 (10a.) 

El precepto citado, al prever que el marido es tutor legítimo y forzoso de su mujer y ésta lo es de su marido, hace una distinción entre el matrimonio y el concubinato que no está debidamente justificada, al no incluir a éste en dicha relación, pues no es objetiva, ni razonable, ya que esas instituciones son equiparables para efectos de la designación de tutor, por este motivo, el artículo 540 del Código Civil para el Estado de Guanajuato debe interpretarse conforme con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el sentido de que los concubinos son tutores legítimos y forzosos uno del otro. Lo anterior es así, ya que desde la perspectiva del modelo social de discapacidad puede presumirse que, habiendo elegido una persona compartir su vida con alguien más como concubinos, en el caso de que adquiera una discapacidad, elegiría como su tutor a su concubinario o concubina respectivamente, debido al especial vínculo que existe entre ambos; afirmar lo contrario, implicaría minimizar el vínculo afectivo que existe entre los concubinos. Además, la presunción de que el concubinario o la concubina respectivamente, es la persona idónea para fungir como tutor podría ser derrotada en los casos en los cuales se compruebe una notoria incompetencia de éste para asistir a la persona con discapacidad; de ahí que si la legislación otorga prelación al cónyuge en atención a las cualidades que entraña el vínculo afectivo del matrimonio y dicho vínculo es esencialmente igual en el concubinato, la distinción no obedece a una finalidad constitucionalmente imperiosa.

TUTELA LEGÍTIMA. EL ARTÍCULO 540 DEL CÓDIGO CIVIL PARA EL ESTADO DE GUANAJUATO, AL PREVER QUE EL MARIDO ES TUTOR LEGÍTIMO Y FORZOSO DE SU MUJER Y ÉSTA LO ES DE SU MARIDO, HACE UNA DISTINCIÓN ENTRE EL MATRIMONIO Y EL CONCUBINATO QUE NO ESTÁ DEBIDAMENTE JUSTIFICADA.
Número de registro 2019443Tesis: 1a. XXI/2019 (10a.) 

El precepto citado, al prever que el marido es tutor legítimo y forzoso de su mujer y ésta lo es de su marido, hace una distinción entre el matrimonio y el concubinato que no está debidamente justificada, al no incluir a éste en dicha relación, pues no es objetiva, ni razonable, ya que esas instituciones son equiparables para efectos de la designación de tutor, por este motivo, el artículo 540 del Código Civil para el Estado de Guanajuato debe interpretarse conforme con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el sentido de que los concubinos son tutores legítimos y forzosos uno del otro. Lo anterior es así, ya que desde la perspectiva del modelo social de discapacidad puede presumirse que, habiendo elegido una persona compartir su vida con alguien más como concubinos, en el caso de que adquiera una discapacidad, elegiría como su tutor a su concubinario o concubina respectivamente, debido al especial vínculo que existe entre ambos; afirmar lo contrario, implicaría minimizar el vínculo afectivo que existe entre los concubinos. Además, la presunción de que el concubinario o la concubina respectivamente, es la persona idónea para fungir como tutor podría ser derrotada en los casos en los cuales se compruebe una notoria incompetencia de éste para asistir a la persona con discapacidad; de ahí que si la legislación otorga prelación al cónyuge en atención a las cualidades que entraña el vínculo afectivo del matrimonio y dicho vínculo es esencialmente igual en el concubinato, la distinción no obedece a una finalidad constitucionalmente imperiosa.


www.conceptolegalmx.com

COMPARTE