Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

RÉGIMEN DE SEPARACIÓN DE BIENES

Artículos 178, 207 y 212 Código Civil para el Distrito Federal

De conformidad con el artículo 178 del Código Civil para el Distrito Federal, el matrimonio debe celebrarse bajo los regímenes patrimoniales de sociedad conyugal o separación de bienes.

A diferencia de la Sociedad Conyugal donde los cónyuges forman un patrimonio común, en la Separación de Bienes, cada cónyuge conserva la propiedad y administración exclusiva de los bienes que adquiere a su nombre, así como sus frutos y accesiones. Así lo confirma el artículo 212 del mismo código, al establecer que en el régimen de separación de bienes los cónyuges conservan la propiedad y administración de los bienes que respectivamente les pertenecen y, por consiguiente, todos los frutos y accesiones de dichos bienes no son comunes, sino del dominio exclusivo del dueño de ellos.

Serán también propios de cada uno de los consortes los salarios, sueldos, emolumentos y ganancias que cada uno obtiene por servicios personales, por el desempeño de un empleo o el ejercicio de una profesión, comercio o industria.

La separación de bienes puede ser absoluta o parcial. Es parcial cuando los bienes que no están comprendidos en las capitulaciones matrimoniales como de separación de bienes, entonces éstos son objeto de sociedad conyugal.

Las capitulaciones matrimoniales que establecen separación de bienes, siempre deben contener un inventario de los bienes de que sea dueño cada esposo al celebrarse el matrimonio, y nota especificada de las deudas que al casarse tenga cada uno.

Los bienes deben ser empleados preponderantemente para la satisfacción de los alimentos de su cónyuge y en su caso de sus hijos. En caso de que se deje de proporcionar alimentos injustificadamente, éstos pueden recurrir al Juez de lo Familiar, a efecto de que les autorice la venta, gravamen o renta, para satisfacer sus necesidades alimentarias.

Tesis y Jurisprudencia

Número de registro 202513
Tesis: IV.2o.8 C
 
A diferencia de la sociedad conyugal en la cual los bienes que adquieren los cónyuges a partir de su vigencia forman parte del patrimonio común, aunque aparezcan a nombre de uno solo, en el régimen de separación de bienes, cada consorte conserva la propiedad y administración exclusiva de los bienes que adquiera a su nombre así como sus frutos y accesiones, en términos del artículo 212 del Código Civil, que dice: «En el régimen de separación de bienes los cónyuges conservarán la propiedad y administración de los bienes que respectivamente les pertenecen y, por consiguiente, todos los frutos y accesiones de dichos bienes no serán comunes, sino del dominio exclusivo del dueño de ellos.» Ahora bien, el hecho de que en la escritura de propiedad de un inmueble el adquirente haya manifestado que su estado civil es el de «casado», tal circunstancia no autoriza a deducir que el bien pertenece al patrimonio común de los cónyuges, pues para que así fuera sería menester que se demostrara que el matrimonio se contrajo bajo el régimen de sociedad conyugal o bien que ambos lo adquirieron, pero si se casaron bajo separación de bienes, el cónyuge adquirente es el propietario absoluto y administrador exclusivo del referido inmueble, así como de sus frutos y accesiones.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE