SOCIEDAD MERCANTIL

ConceptoLegalmx


INICIO


Facebook


Youtube

Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

SOCIEDAD MERCANTIL


Artículo 27 de la Ley General de Sociedades Mercantiles

La Ley General de Sociedades Mercantiles no establece una definición de Sociedad Mercantil, sin embargo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación la ha definido como: “La persona jurídica distinta de los socios que la integran derivada del contrato de sociedad, por medio del cual se obligan mutuamente a combinar sus recursos para la realización de un fin común, de carácter preponderantemente económico y con fines de especulación comercial.”

La Ley General de Sociedades Mercantiles en su artículo 4 indica que se reputan como mercantiles las siguientes sociedades:

      • Sociedad en nombre colectivo.
      • Sociedad en comandita simple.
      • Sociedad de responsabilidad limitada.
      • Sociedad anónima.
      • Sociedad en comandita por acciones.
      • Sociedad cooperativa.
      • Sociedad por acciones simplificada.

ARTÍCULOS ESPECIALIZADOS

SOCIEDADES MERCANTILES. Concepto legal y tipos de sociedades.

SOCIEDADES MERCANTILES DE CAPITAL VARIABLE. Requisitos Fiscales y Legales en sus aumentos y disminuciones.

PROCESO SIMPLIFICADO DE LIQUIDACIÓN DE SOCIEDADES MERCANTILES. Las sociedades que, entre otros requisitos, llevan más de dos años sin operaciones, pueden liquidarse sin el requisito de escritura pública, procediendo un trámite administrativo gratis.

SOCIEDAD POR ACCIONES SIMPLIFICADA. La sociedad cuya constitución es gratis y en línea.

ASOCIACIÓN EN PARTICIPACIÓN. Sus alcances, y limitaciones legales y fiscales.

AUMENTOS DE CAPITAL EN SOCIEDADES DE CAPITAL VARIABLE. Requisitos legales y fiscales.

DENOMINACIÓN y RAZÓN SOCIAL. Sus características y diferencias.

¿CÓMO SOLICITAR UNA DENOMINACIÓN O RAZÓN SOCIAL? Explicación paso a paso.

Ver en YouTube


Tesis y Jurisprudencia

SOCIEDAD MERCANTIL. SU CONCEPTO.
Número de registro 163927Tesis: P. XXXVI/2010 

La Ley General de Sociedades Mercantiles regula las sociedades mexicanas, reconociendo a las siguientes: I. Sociedad en Nombre Colectivo; II. Sociedad en Comandita Simple; III. Sociedad de Responsabilidad Limitada; IV. Sociedad Anónima; V. Sociedad en Comandita por Acciones; y, VI. Sociedad Cooperativa. Sin embargo, no señala lo que debe entenderse por sociedad mercantil, para lo cual es útil acudir a la doctrina y a la definición de sociedad civil contenida en el numeral 2688 del Código Civil Federal, conforme al cual por el contrato de sociedad, los socios se obligan mutuamente a combinar sus recursos o esfuerzos para la realización de un fin común, de carácter preponderantemente económico, pero que no constituya una especulación comercial. Conforme a lo anterior, por exclusión natural de uno de los componentes de la definición legal de sociedad civil se arriba al concepto de sociedad mercantil, a saber, el de la especulación, entendiéndose por ésta la ganancia, beneficio o lucro que se sigue de una actividad. Luego, en términos generales, la sociedad mercantil es la persona jurídica distinta de los socios que la integran derivada del contrato de sociedad, por medio del cual se obligan mutuamente a combinar sus recursos para la realización de un fin común, de carácter preponderantemente económico y con fines de especulación comercial.

PERSONALIDAD. PARA ACREDITARLA CON PODER OTORGADO POR EL ADMINISTRADOR ÚNICO DE UNA SOCIEDAD MERCANTIL, NO BASTA QUE EL NOTARIO AFIRME QUE EL OTORGANTE ESTABA FACULTADO PARA ELLO.
Número de registro 178672Tesis: 1a./J. 8/2005 

De los artículos 10 y 149 de la Ley General de Sociedades Mercantiles se advierte que corresponde a los administradores o al administrador único la representación de la sociedad mercantil, quienes pueden conferir poderes en nombre de ésta; sin embargo tales facultades están sujetas a lo expresamente establecido en la ley y en el contrato social, y particularmente condicionadas a las decisiones de la asamblea general de accionistas, la cual, en su calidad de órgano supremo de la sociedad, le confiere atribuciones al órgano de administración. En ese tenor, para acreditar la personalidad de quien promueve en nombre de una sociedad mercantil con poder otorgado por el administrador único, no basta la simple afirmación del notario público ante cuya fe se celebre tal acto, en el sentido de que aquél está facultado para otorgar poderes a nombre de la sociedad, sino que es necesario que en la protocolización que contiene el poder se transcriba la parte relativa del instrumento que contenga las facultades del otorgante, conforme a los estatutos de la sociedad o, en su defecto, deberá exhibirse la escritura pública en la que quedaron establecidas las facultades del administrador único.

PERSONALIDAD EN EL PROCEDIMIENTO LABORAL. NO PUEDE SER MATERIA DEL ANÁLISIS DE LA MISMA LA DESIGNACIÓN DEL ADMINISTRADOR ÚNICO O DEL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN DE UNA SOCIEDAD MERCANTIL.
Número de registro 180302Tesis: I.6o.T. J/67 

El proceso de designación del administrador único o consejo de administración de una sociedad mercantil no puede válidamente ser materia de análisis derivado de una objeción de personalidad en un juicio laboral, pues alegar que esa designación fue contraria a las disposiciones que regula la Ley General de Sociedades Mercantiles, sólo puede hacerse a petición legítima de los accionistas de la sociedad mercantil en los términos de los artículos 185, 201, 205 y demás relativos de la legislación en comento; de tal manera que quien no es accionista no tiene derecho para impugnar lo resuelto en la asamblea correspondiente.

PODER OTORGADO POR LA ASAMBLEA GENERAL DE UNA SOCIEDAD MERCANTIL. ES INNECESARIO QUE LA ESCRITURA PÚBLICA EN LA QUE SE HAGA CONSTAR CONTENGA LA INSERCIÓN RELATIVA A LAS FACULTADES DEL OTORGANTE.
Número de registro 181074Tesis: 1a./J. 46/2004 

El artículo 10 de la Ley General de Sociedades Mercantiles señala que en la protocolización de actas que contengan poderes otorgados por dichas sociedades, los notarios públicos harán constar, mediante la relación, inserción o el agregado al apéndice de las certificaciones de los documentos que al efecto se le exhiban, que se acreditan las facultades del órgano social que acordó el otorgamiento del poder, conforme a los estatutos de la sociedad. De ahí que la finalidad de exigir los requisitos destacados no puede ser otra que la de dejar constancia de que el poderdante efectivamente goza de las facultades y calidad con que se ostenta, y de que legal y estatutariamente está autorizado para otorgar el poder de referencia, con lo que se brinda seguridad jurídica a terceros que celebren actos jurídicos con las sociedades mercantiles, a través de quien se ostente como su apoderado. Por lo anterior, es indudable que cuando es la asamblea de socios, en manifestación de la voluntad de sus integrantes, quien otorga el poder es innecesario que se acredite con los estatutos que dicho órgano cuenta con facultades para ello, porque no se trata de una facultad delegada -como sería el caso en que el poder fuera otorgado por el órgano de administración- sino del ejercicio directo de esa facultad, por la propia sociedad mercantil; máxime si el artículo 78 de la Ley General de Sociedades Mercantiles señala que la asamblea de socios tiene facultades amplias de autodeterminación de la sociedad mercantil, entre otras, las de nombrar y remover a los gerentes, modificar el contrato social e, incluso, decidir sobre la disolución de la sociedad; pues en esos términos, si las facultades de la asamblea de socios son tan amplias que sus decisiones pueden repercutir, incluso, en su subsistencia o insubsistencia, con mayor razón aquélla puede decidir lo relativo al nombramiento de apoderados, siendo aplicable al respecto el principio jurídico consistente en que “quien puede lo más puede lo menos”.

PERSONALIDAD EN EL PROCEDIMIENTO LABORAL. DEBE EXAMINARSE, COMO REQUISITO PREVIO A SU ANÁLISIS, SI EL INSTRUMENTO NOTARIAL QUE SE EXHIBE, EN TRATÁNDOSE DE LA REPRESENTACIÓN LEGAL DE UNA SOCIEDAD MERCANTIL, REÚNE LOS REQUISITOS QUE EXIGE LA LEY PARA SU VALIDEZ.
Número de registro 186892Tesis: XXI.4o. J/2 

De una correcta interpretación del criterio jurisprudencial emitido por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que resolvió la contradicción de tesis 27/2000, publicada en la página 112, Tomo XII, septiembre de 2000, Novena Época del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, de rubro: “PERSONALIDAD EN EL PROCEDIMIENTO LABORAL. REQUISITOS QUE DEBE SATISFACER EL TESTIMONIO NOTARIAL RESPECTIVO, TRATÁNDOSE DE SOCIEDADES MERCANTILES.”, se llega al conocimiento de que como requisito previo al análisis de la representación legal de una sociedad mercantil, acorde a lo establecido en los artículos 692 de la ley federal obrera y 10 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, es necesario analizar, primeramente, que el instrumento notarial que se presenta reúne, para su validez, los requisitos que exige la ley del notariado de la entidad federativa en que se expide. Esto es, se deberá verificar que se reúnen los requisitos contenidos en el cardinal 692 de la citada Ley Federal del Trabajo, que establece que cuando el compareciente actúe como apoderado de persona moral, podrá acreditar su personalidad mediante testimonio notarial, documento este que sólo puede ser aquel que cumpla con los requisitos que señale la ley del notariado aplicable, así como el artículo 10 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, para que así el juzgador esté en aptitud de determinar la validez del instrumento público que se le presenta a fin de acreditar la representación de la persona moral, en el caso de sociedades mercantiles, acorde a las normas legales y criterio jurisprudencial de mérito.


www.conceptolegalmx.com

COMPARTE