Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

TUTELA CAUTELAR

Artículo 496 Bis Código Civil para el Distrito Federal

La Tutela es el cargo cuyo objetivo inicial y final, es cuidar y proteger los intereses tanto personales como patrimoniales del incapaz o pupilo, lo cual trae consigo responsabilidades como procurar su bienestar y administrar su patrimonio cuidando en todo momento el beneficio del pupilo.

La tutela puede ser cautelar, testamentaria, legítima, dativa y de los menores en situación de desamparo.

En términos del artículo 469 Bis del Código Civil para el Distrito Federal, la Tutela es Cautelar cuando una persona encontrándose capaz de otorgar un testamento, a quien identificaremos como “posible incapaz”, nombra uno o más tutores y a sustitutos de éstos, para prevenir que estos tutores sean quienes deban encargarse de la persona y en su caso del patrimonio del “posible incapaz” en caso de que éste último llegaré a encontrarse en enfermedad reversible o irreversible, o que por su estado particular de discapacidad, ya sea de carácter físico, sensorial, intelectual, emocional, mental o varias de ellas a la vez, no pueda gobernarse, obligarse o manifestar su voluntad, por sí mismo o por algún medio que la supla. Con el nombramiento de tutores a través de la institución de la Tutela Cautelar, se excluye a las personas que pudiere corresponderles de manera legitima el ejercicio de ésta.

El nombramiento de los Tutores Cautelares sólo puede otorgarse ante notario público y se hace constar en escritura pública, siendo revocable este acto en cualquier tiempo y momento con la misma formalidad.

Como se mencionó, se deben designar tutores sustitutos para que éstos desempeñen la tutela en caso de muerte, incapacidad, excusa, remoción, no aceptación o relevo del cargo del tutor designado.

De conformidad con el artículo 469 Quárter, en la escritura pública donde se haga constar la designación, puede contener expresamente las facultades u obligaciones a las que debe sujetarse la administración del tutor, dentro de las cuales deben establecerse mínimo las siguientes:

      • Que el tutor tome decisiones convenientes sobre el tratamiento médico y el cuidado de la salud del tutelado.
      • Establecer que el tutor tiene derecho a una retribución.

El Juez de lo Familiar, a petición del tutor o del curador, y en caso de no existir éstos, los sustitutos nombrados por el juez tomando en cuenta la opinión del Consejo de Tutelas, puede modificar las reglas establecidas si las circunstancias o condiciones originalmente tomadas en cuenta por la persona capaz en su designación, han variado al grado que perjudiquen la persona o patrimonio del tutelado.

El tutor cautelar que se excusa de ejercer la tutela, pierde todo derecho a lo que le hubiere dejado por testamento el incapaz.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE