Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

TUTELA DATIVA

Artículo 495 Código Civil Federal

La Tutela es el cargo cuyo objetivo inicial y final es, cuidar y proteger los intereses tanto personales como patrimoniales del incapaz o pupilo, lo cual trae consigo responsabilidades como procurar su bienestar y administrar su patrimonio cuidando en todo momento el beneficio del pupilo.

En términos del artículo 495 del Código Civil Federal, la Tutela Dativa tiene lugar:

      • Cuando no hay tutor testamentario ni persona a quien conforme a la ley corresponda la tutela legítima.
      • Cuando el tutor testamentario está impedido temporalmente de ejercer su cargo, y no hay hermanos, ni colaterales dentro del cuarto grado.

El tutor dativo es designado por el menor si ha cumplido dieciséis años. Si el menor no tiene dieciséis años cumplidos, el nombramiento de tutor lo hace el Juez de lo Familiar.

Si el juez no hace oportunamente el nombramiento de tutor, es responsable de los daños y perjuicios que se sigan al menor por esa falta.

A los menores de edad que no están sujetos a la patria potestad, ni a tutela testamentaria o legítima, aunque no tengan bienes, se les asigna un tutor dativo. La tutela en este caso tiene por objeto el cuidado de la persona del menor, a efecto de que reciba la educación que corresponda a su posibilidad económica y a sus aptitudes. El tutor es nombrado a petición del Consejo Local de Tutelas, del Ministerio Público, del mismo menor, y aún de oficio por el Juez de lo Familiar. Si el menor adquiere bienes, se le nombra tutor dativo.

Todos los individuos sujetos a Tutela Dativa, además de tutor deben tener un curador.

Siempre es dativa la tutela para asuntos judiciales del menor de edad emancipado. Sin perder de vista que a nivel federal la figura de emancipación ya fue derogada a través de decreto publicado en el D.O.F. el 03-06-19. VER DECRETO

Tesis y Jurisprudencia

Número de registro 213314
Tesis: IX.1o.148 C
 
Conforme a lo dispuesto en el artículo 556 del Código Civil del Estado de San Luis Potosí, la tutela se extingue cuando desaparezca la incapacidad del pupilo, entre otros casos, cuando alcance la mayoría de edad. Pero tal disposición no tiene el alcance de que el tribunal que conozca de un juicio en que intervenga un menor de edad, representado por tutor dativo, desconozca personalidad a éste, por el sólo hecho de que aquél alcanzó la mayoría de edad durante el procedimiento; pues lo correcto es que al conocer de esta circunstancia, el tribunal requiera al pupilo para que comparezca en el juicio por sí mismo, o bien por conducto de diversa persona que lo represente legítimamente; y sólo después de ese requerimiento, en el supuesto de que no compareciera a juicio por sí o por representante legal, podrá negarse la subsiguiente intervención del tutor dentro del procedimiento en que había venido compareciendo como tutor.
Número de registro 303061
 
El artículo 440 del Código Civil, que dice textualmente: en todos los casos en que las personas que ejercen la patria potestad tienen un interés opuesto al de los hijos, serán éstos representados, en juicio y fuera de él, por un tutor nombrado por el Juez para cada caso. Si una menor ha pedido que se le nombre tutor precisamente para que la represente en un juicio que intenta entablar contra su padre, sería absurdo obstinarse en afirmar que no hay disposición legal que autorice el nombramiento de ese tutor, puesto que es manifiesta la oposición que surgirá con motivo de ese juicio, entre los intereses de la menor y los que defiende el padre de la misma.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE