Ingresa tu palabra a buscar

LO MÁS LEÍDO

TUTELA LEGÍTIMA DE LOS MAYORES DE EDAD INCAPACITADOS

Artículo 486 Código Civil Federal

La Tutela es el cargo cuyo objetivo inicial y final, es cuidar y proteger los intereses tanto personales como patrimoniales del incapaz o pupilo, lo cual trae consigo responsabilidades como procurar su bienestar y administrar su patrimonio cuidando en todo momento el beneficio del pupilo.

Para estos efectos y de conformidad con el artículo 486 del Código Civil Federal, la Tutela del Cónyuge declarado en estado de interdicción, corresponde legítima y forzosamente al otro cónyuge. En este sentido, la corte ha sostenido que la figura del concubinato es equiparable al matrimonio para efectos de la designación de un tutor y en consecuencia que los concubinos son tutores legítimos y forzosos uno del otro.

Los hijos mayores de edad son tutores legítimos de su padre o madre soltero. Cuando hay dos o más hijos, es preferido el que vive en compañía del padre o de la madre; y siendo varios los que están en el mismo caso, el juez debe elegir al que le parezca más apto.

Los padres son de derecho tutores de sus hijos solteros, cuando éstos no tengan hijos que puedan desempeñar la tutela, debiéndose poner de acuerdo respecto a quién de los dos ejercerá el cargo.

A falta de tutor testamentario y de persona que deba desempeñar la tutela, deben ser llamados a ella sucesivamente: los abuelos, los hermanos del incapacitado y los demás colaterales dentro del cuarto grados. En este caso, si hay varios parientes del mismo grado, el juez debe elegir entre ellos al que le parezca más apto para el cargo; pero si el menor ha cumplido dieciséis años, él hace la elección.

El tutor del incapacitado que tiene hijos menores bajo su patria potestad, es también tutor de ellos, si no hay otro ascendiente a quien la ley llame al ejercicio de aquel derecho.

Tesis y Jurisprudencia

Número de registro 2019443        
Tesis: 1a. XXI/2019 (10a.)
 
El precepto citado, al prever que el marido es tutor legítimo y forzoso de su mujer y ésta lo es de su marido, hace una distinción entre el matrimonio y el concubinato que no está debidamente justificada, al no incluir a éste en dicha relación, pues no es objetiva, ni razonable, ya que esas instituciones son equiparables para efectos de la designación de tutor, por este motivo, el artículo 540 del Código Civil para el Estado de Guanajuato debe interpretarse conforme con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el sentido de que los concubinos son tutores legítimos y forzosos uno del otro. Lo anterior es así, ya que desde la perspectiva del modelo social de discapacidad puede presumirse que, habiendo elegido una persona compartir su vida con alguien más como concubinos, en el caso de que adquiera una discapacidad, elegiría como su tutor a su concubinario o concubina respectivamente, debido al especial vínculo que existe entre ambos; afirmar lo contrario, implicaría minimizar el vínculo afectivo que existe entre los concubinos. Además, la presunción de que el concubinario o la concubina respectivamente, es la persona idónea para fungir como tutor podría ser derrotada en los casos en los cuales se compruebe una notoria incompetencia de éste para asistir a la persona con discapacidad; de ahí que si la legislación otorga prelación al cónyuge en atención a las cualidades que entraña el vínculo afectivo del matrimonio y dicho vínculo es esencialmente igual en el concubinato, la distinción no obedece a una finalidad constitucionalmente imperiosa.
Número de registro 289004        
 
La tutela legítima del marido incapacitado, corresponde a su consorte y, de acuerdo con la antigua legislación sobre el divorcio, la separación de cuerpos, consecuencia de aquél, no hacía desaparecer la obligación del cónyuge capaz, de ejercer la tutela del que había caído en incapacidad.

www.conceptolegalmx.com

COMPARTE